Familias Fuertes

 

El programa Familias Fuertes está diseñado para familias con hijas e hijos pre adolescentes y adolescentes.  El programa consta de 7 sesiones, cada una de las cuales se adapta al trabajo que se realiza con tres grupos: personas encargadas de adolescentes, adolescentes y las familia. Estas sesiones están dirigidas a reducir factores de riesgo relacionados con la familia y en construir estrategias de protección tanto para jóvenes como para sus madres, padres y/o encargados. En cada sesión se realizan actividades paralelas para madres, padres y/o encargados por un lado y para los menores de edad por otro, que concluyen con actividades comunes para toda la familia a lo largo de siete semanas. En el programa se incluye una serie de manuales de enseñanza, videos que ilustran los diferentes tópicos, así como modelos para prácticas individuales y de grupo.

Para muchas madres, padres y/o encargados es difícil establecer límites claros y demostrar amor a sus hijas e hijos al mismo tiempo. En muchos casos se encuentran más cerca de uno u otro extremo, especialmente en condiciones de estrés. Hay madres, padres y/o encargados que tienden a establecer demasiadas reglas, o incluso sin tenerlas esperan de sus hijas e hijos nada menos que perfección.

Por otro lado hay  madres, padres y/o encargados que piensan que las cosas se deben hacer de la manera en que las hijas y hijos desean, sin pensar en lo que es mejor para ellas y ellos y para la familia en general.  El programa apunta a encontrar el justo medio entre ambas tendencias con la adecuada combinación de disciplina y afecto.

Los niños y adolescentes necesitan amor y límites, y el programa familias fuertes provee a las familias de ideas sobre maneras efectivas de establecer límites claros -reglas, consecuencias, estrategias de comunicación- al mismo tiempo que sugiere de qué manera madres, padres y/o encargados pueden hacer que sus hijas e  hijos sean conscientes de que son amados, no sólo a pesar de las reglas sino justamente por el hecho de establecerlas. Cuando las y los jóvenes son conscientes de que son amados y de que sus madres, padres y/o encargados desean lo mejor, ellas y ellos tratarán de complacerles y hacer lo correcto.

 

 


 

Las sesiones se dividen temáticamente en el siguiente orden:

 1. Uso de amor y límites

 2. Establecimiento de reglas en el hogar

 3. Fomento de la buena conducta

 4. Uso de las consecuencias

 5. Construcción de puentes

 6. Protección contra el abuso de substancias

 7. Ayuda para las necesidades especiales de la familia

Los videos son elementos importante de apoyo a las intervenciones lo constituyen nueve programas de video que reflejan la variedad étnica de la región y que representan la interacción entre adultos y jóvenes en el contexto familiar para ilustrar los temas. Además se cuenta con la participación de narradores que introducen y explican los conceptos que se desarrollan en la interacción.

De los nueve videos, siete van dirigidos a las madres, padres y/o encargados (sesiones del 1-7); estos incluyen 20 minutos de narración y juegos de rol así como 40 minutos de tiempo cronometrado para discusión y actividades. Además tenemos dos videos dirigidos a la familia en su conjunto (sesiones 4 y 6) que se usan para demostrar interacciones positivas entre padres e hijos como introducción a las sesiones prácticas.