La PCP (fenciclidina) se comenzó a fabricar en los años cincuenta como un anestésico intravenoso. Su uso en seres humanos se descontinuó en 1965, porque los pacientes a menudo se mostraban agitados, delirantes e irracionales mientras se recuperaban de sus efectos anestésicos.
La PCP es un polvo blanco cristalino que se disuelve fácilmente en agua o alcohol. Tiene un distintivo sabor químico amargo. Se puede mezclar fácilmente con colorantes y se encuentra en el mercado de drogas ilícitas en una variedad de formas como tabletas, cápsulas y polvos de colores.

Vías de administración y patrón de consumo: 

PCP
Fenciclidina (PCP)

Por lo general, se usa en una de tres maneras: se inhala, se fuma o se ingiere. Para fumarla, se aplica a hojas de menta, el perejil, el orégano o la marihuana.

La PCP se fabrica ilegalmente en laboratorios y se vende en la calle con nombres como polvo de ángel, ozono, chifladura, y combustible de cohete, en español. Cuando se combina con la marihuana, se conoce con los nombres de porros mortales y superyerba cristal. La variedad de nombres callejeros que tiene la PCP refleja sus efectos raros y volátiles.

Farmacología:

Efectos en la salud:

La PCP se introdujo por primera vez como droga de venta en la calle en los años sesenta, y rápidamente adquirió la reputación de ser una droga que podía causar reacciones adversas y que no valía la pena el riesgo. Después de usar PCP por primera vez, muchas personas no la vuelven a consumir intencionalmente cialis super active 20mg. Mientras tanto, otros atribuyen su uso continuo a los sentimientos de fuerza, poder, e invulnerabilidad que les otorga y al efecto entorpecedor que tiene sobre la mente.

Muchos usuarios de PCP llegan a la sala de emergencia por una sobredosis o por los efectos sicológicos desagradables de la droga. Estas personas a menudo se vuelven violentas o suicidas en los hospitales o prisiones, constituyendo un grave peligro para sí mismo y para los demás. Por lo tanto, se deben mantener en un ambiente tranquilo, y sin dejarlas a solas.

En dosis bajas o moderadas, los efectos fisiológicos de la PCP incluyen un leve aumento en la frecuencia respiratoria y una elevación pronunciada de la presión arterial y de la frecuencia cardiaca. La respiración se vuelve superficial y hay rubor y sudor profuso. También produce un adormecimiento generalizado de las extremidades y pérdida de coordinación muscular.

En dosis altas, la PCP puede reducir la presión arterial, la frecuencia cardiaca y la frecuencia respiratoria, nausea, vómito, visión borrosa, movimientos rápidos de los ojos hacia arriba y hacia abajo, babeo, pérdida del equilibrio y mareo. También pueden causar convulsiones, coma, y muerte (aunque la muerte frecuentemente es el resultado de las lesiones accidentales o del suicidio que se producen cuando el usuario está intoxicado con PCP). Los síntomas que resultan de las dosis elevadas pueden parecerse a los de la esquizofrenia, e incluyen delirio, alucinaciones, paranoia, pensamiento desordenado, sensación de distanciamiento del propio ambiente y catatonía. Frecuentemente, el habla es limitada e incomprensible.

El uso prolongado de PCP induce a pérdida de la memoria, dificultades con el habla y el pensamiento, depresión y pérdida de peso, trastornos emocionales, síntomas que pueden persistir hasta por un año después de haber dejado de usarla. Su interacción con otras drogas depresoras del sistema nervioso central, tales como el alcohol o las benzodiazepinas, puede llevar al usuario a un estado de coma.

 

Las fuentes bibliográficas utilizadas, con información correspondiente al año de 2006, fueron consultadas en los sitios Web según el siguiente detalle: 
UNODC- United Nations Office on Drugs and Crime www.unodc.org National Institute on Drug Abuse   www.nida.nih.gov The National Drug Intelligence Center www.usdoj.gov
V
ersión revidada en 2015