PROCCER

  • Última actualización en Lunes, 17 Agosto 2015 15:57

II  ANTECEDENTES

La constitución de COCERTRAD surge a partir  del  memorando de entendimiento y asistencia técnica, que comprende la implementación y  ejecución del Programa,  con la participación de la Comisión Interamericana para el Control del Abuso de Drogas de la Organización de los Estados Americanos     (CICAD-OEA) y el Instituto Costarricense sobre  Drogas (ICD),  en coordinación con el Instituto sobre Alcoholismo y Farmacodependencia (IAFA), el cual, en adelante, se conocerá con el nombre de “Programa de Capacitación y  Certificación de los Recursos Humanos en el Marco del Tratamiento de personas con problemas Asociados al Consumo de Drogas”.  

Se debe rescatar que dicho Programa se enmarca dentro de lo establecido en el Plan Nacional de Drogas 2008-2012,  donde se especifica,  en el ámbito de atención a personas consumidoras de drogas, y de acuerdo a la política específica N° 1, lo relacionado a  brindar “…atención integral, prioritaria, especializada, universal y sistémica, a personas con consumo problemático de drogas…”.  A su vez, queda estipulado, en el Programa N° 4,  “Formación para el tratamiento de las adicciones”, donde se hace hincapié en la necesidad de capacitar al recurso humano que presta servicios a personas que presentan problemas con el consumo de drogas.

Con lo anterior,  se  pretende fortalecer la efectividad de los programas de tratamiento dirigidos a las personas con problemas derivados del consumo de drogas, mediante la formación técnica y gerencial del recurso humano que ejecuta actividades en tal sentido;  así como con el establecimiento de un sistema de capacitación y certificación de dicho recurso humano.

El Programa se establece dentro de la conceptualización de Seguridad Humana,  como eje transversal en el cual el Estado tiene responsabilidad ineludible, respecto a la protección y promoción de los derechos fundamentales inherentes a las y los habitantes del país, por lo que se deben de generar acciones que promuevan y garanticen  un abordaje integral de la población con problemas derivados del consumo de drogas, con la participación de todos los actores sociales, gubernamentales y no gubernamentales, que se requieren en tal propósito.

La ejecución del programa implica generar acciones específicas de diversa naturaleza y responsabilidad intersectorial, por lo que se estableció un equipo de trabajo interdisciplinario e interinstitucional, responsable de trabajar e implementar el programa de interés.

El compromiso se definió  mediante el respectivo convenio entre el ICD y la CICAD, el cual pretende una vigencia por un período de cinco años. Con dicho convenio, el ICD establecerá la relación con todas las instituciones que requiere la implementación del Programa, cuya participación y condiciones, igualmente, serán establecidas mediante los respectivos convenios nacionales.

El desarrollo del programa, en el país, toma en cuenta el esquema general que plantea la CICAD-OEA, adaptándolo a la realidad nacional, a partir del cual se sentarán las bases para su ejecución en otros países del área.